domingo, 30 de abril de 2023

Desde el banquillo: Alberto Bigon.


- Otro entrenador que pudo disfrutar de los gloriosos momentos de un Nápoles que giró en torno a la figura de Diego Armando Maradona. Es sus dos temporadas por San Paolo, Bigon alzó el título de Liga y la Supercopa.
Quizás fue el momento más reconocido de este entrenador que, otrora, fue un magnífico futbolista. En la Serie A también trabajó para equipos como el Cesena o Udinese Calcio, aunque no hubo logros que destacar por ambas entidades.

Entrenó a muchos equipos italianos, entre los que destaco a la Reggina, Lecce, Ascoli o Perugia. se atrevió con el reto de entrenar fuera del país, llegando a alzar trofeos por Suiza con el Sion, al que dirigió en dos etapas. También entrenó por Grecia y Eslovenia, con Olympiacos e Interblock Ljubljana respectivamente.

- Alberto Bigon nació el 31 de octubre de 1947 en Padua (Italia). Fue un genial futbolista que en su día jugó como mediocampista ofensivo, con una clase impresionante que le llevó a jugar para muy buenos equipos, aunque nunca llegó a representar al equipo nacional.
Empezó jugando para el Calcio Padova, para luego irse a un Nápoles donde no tendría oportunidades. Sí las hubo con SPAL o Foggia, para luego fichar por un AC Milan en el que viviría el mejor momento de su carrera.
Ganó sus títulos al lado de otros grandes como Franco Tancredi, Gianni Rivera o Franco Baresi, abandonando San Siro en 1980 para luego completar su trayectoria futbolística con otros reconocibles equipos como la Lazio o el Vicenza. 

El gran Albertino aparcaría su traje de corto para ponerse chándal o traje, ya que empezaría a dirigir a la Reggina 1914 a partir de 1986. Sirvió a este club durante una temporada, y luego llegaría su gran estreno en la élite con el Cesena.
Su primer partido como técnico del máximo nivel llegó el 13 de septiembre de 1987, y precisamente frente al Nápoles. El choque acabó con derrota por 0-1. Aunque no fue el mejor inicio para Bigon, conseguiría mantener al Cesena en el primer nivel y se ganó la continuidad durante un año más.

Bigon sería el elegido por la directiva del Nápoles para cubrir la marcha de Ottavio Bianchi, con quien recientemente se había ganado la Copa de la UEFA. El nivel de exigencia era alto, pero el técnico de Padua sabría hacer bien su trabajo. 

Habían buenas bases para seguir compitiendo a buen nivel y así satisfacer la sed de triunfo del público de San Paolo. Abertino Bigon contaría con el mejor Maradona y un buen grupo de profesionales como Ciro Ferrara, Alemão, Fernando De Napoli, Andrea Carnevale, Careca y un jovencísimo Gianfranco Zola.

Maradona celebra la conquista liguera que tuvo en la campaña 89\90, con Alberto Bigon de entrenador.


- En su primer año al frente del cuadro napolitano, Bigon no decepcionó y consiguió levantar el título de la Serie A. Continuó un año más como técnico de los gloriosos "Azzurri", para celebrar la Supercopa italiana, la última gran gesta de un Nápoles que cerraría el mejor ciclo de su historia deportiva.

Tras aquel glorioso paso por Nápoles, Bigon se haría cargo de clubes más modestos, como Lecce o Udinese. Con el conjunto de Friuli disfrutaría de sus últimos partidos por la Serie A, haciéndose cargo después del Ascoli.
Quiso probar por Suiza con el F.C. Sion, equipo al que hizo campeón de Liga y Copa. Tras un breve paso por el Perugia, Albertino entrenó en Grecia a Olympiacos, volvió al Sion y cerró su profesión técnica en Eslovenia, con el Interblock Ljubljana.

sábado, 29 de abril de 2023

Desde el banquillo: Béla Guttmann.


- Dicen que existe una maldición en torno al Benfica, un maleficio que dejó Guttmann a principios de los sesenta, cuando ganó las dos Copas de Europa que figuran en las arcas de la entidad lisboeta. Desde la marcha del técnico magiar, no han vuelto a levantar el trofeo más cotizado del mundo, el de un torneo que hoy conocemos como Champions League.

Dejó también su sello profesional en clubes tan importantes como el AC Milan, São Paulo, Oporto, Padova, Peñarol o Quilmes. Béla se atrevió a entrenar por muchos países, llegando a desarrollar una profesión técnica de cuarenta años.
No le ha faltado la aventura internacional. Aunque nunca dirigió a la selección de su país, sí se hizo cargo de los equipos nacionales de Austria y Portugal. Trabajó por países como Rumanía, Chipre, Países Bajos, Uruguay, Argentina, Brasil, Suiza, Portugal, Italia o los Estados Unidos.

Guttmann posando con las dos Copas de Europa.
- Murió el 28 de agosto de 1981 en la capital austriaca de Viena, a los 82 años. Fue un genial centrocampista organizador que llegó a representar a la selección húngara, habiendo practicado sus inicios en la ciudad de Kőbánya, como miembro de la cantera del Törekvés.
Béla Guttmann nació en Budapest (Hungría), el 27 de enero de 1899. Jugó para fuertes clubes de su país como el MTK, con el que ganó sus primeros títulos antes de irse a los Estados Unidos de América, previo paso por el Hakoah austriaco.
El final de su carrera futbolística transcurrió por tierras americanas, luciendo su fútbol por ciudades como Brooklyn o Nueva York, para después iniciar la profesión técnica en su regreso al Hakoah vienés, para el que trabajó hasta 1935.

Después entrenó al Enschede neerlandés, de donde se fue al histórico Újpest, con el que tendría un par de etapas en las que aportó dos campeonatos de la liga magiar y la extinta Copa Mitropa. Entre medias, dirigiría a Vasas y el Ciocanu rumano.

Guttmann seguiría su carrera con el Budapest Honvéd, de donde ya se marcharía a Italia para entrenar Padova y Triestina. Tras hacerse cargo del Quilmes argentino y al APOEL de Chipre, regresaría la Serie A para entrenar al AC Milan, para el que estaría dos campañas incompletas sin llegar al alzamiento de "scudetto" de la campaña 54\55.

Tras breves estancias con equipos como el Vicenza, Honvéd y São Paulo, aterrizaría en Portugal para entrenar al Oporto, con el que ganaría el campeonato de Liga. Sin embargo, el mejor momento de su carrera sería al frente del Benfica.
A finales de los cincuenta se produce su llegada al club lisboeta, en el que iba a contar con la presencia de la estrella lusa Eusébio Da Silva, un joven delantero por el que apostaría para reinar por Europa y al que ficharía en una barbería. De forma consecutiva, aquel Benfica se llevaría dos Copas de Europa, en 1961 y 1962.

Al frente del Benfica, Béla Guttmann consiguió alcanzar los títulos más importantes de su carrera.


- Por Lisboa estuvo tres años, añadiendo a su palmarés personal otros dos campeonatos de Liga y la Taça de Portugal, quedándose a un paso de hacerse con la Copa Intercontinental en 1961. A mediados de la década tuvo otra etapa, pero en ésta no pudo conseguir más gestas con "As Águias".

Béla Guttmann pasaría por otras importantes entidades como Peñarol, Panathinaikos, Servette o Austria Wien. Pero en su carrera no pudo falta la experiencia a nivel de selecciones, empezando por el equipo nacional de Austria.
También se hizo cargo de la selección portuguesa, pero parece que lo suyo no era entrenar a selecciones, y fue finiquitando su profesión técnica por los Estados Unidos y con un breve regreso al Oporto, el último club que gestionó. 

viernes, 28 de abril de 2023

Desde el banquillo: Walter Skocik.


- Vayamos con otro entrenador al que no le ha costado viajar y que también ha tenido una amplia experiencia por países mediterráneos, especialmente por Grecia. Allí, hizo campeón de liga al PAOK Thessaloniki.
Skocik trabajó también para Apollon Smyrnis, AEL,Olympiacos Volou y Ethnikos Piraeus, además de lo que hizo por la competición chiprotia con el Omonia de Nicosia. En su país aportó lo suyo, así como por otros lugares del mundo.

Lo intentó por España, Suiza y Arabia Saudí. No le fue uy bien por la Liga Española, donde no terminaría su trabajo al frente de Las Palmas, que descendió al segundo nivel en 1983. Skocik dejó de entrenar hace muchos años, habiendo probado por última vez en el balompié heleno, con el Diagoras Rodou.

- Le faltó quizás atreverse con una selección, algo que Walter Skocik sí hizo como jugador, siendo un buen centrocampista que llegó a representar al equipo nacional austriaco en 14 ocasiones.
En la localidad vienesa de Schwechat (Austria) nació el 6 de septiembre de 1940. Con el Rapid de Viena dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol, donde estuvo toda una década para ganar gran parte de los títulos que rezan en su palmarés personal.
Skocik abandonaría la capital para jugar brevemente en el SV Wattens, de donde pasó al Wacker Innsbruck antes de probar por vez primera en el extranjero, aunque no muy lejos de su país. Con el F.C. Friburgo, Walter ya ejercería como entrenador en la liga suiza, cuando aún se alineaba en el campo. En 1979 cambiaría pantalón corto por traje, cuando trabajaba para el Sportclub Schwarz-Weiß Bregenz.

Nada más salir de la entidad de Vorarlber, Skocik sería contratado por Rapid de Viena, al que esta vez llegaría para trabajar exclusivamente como entrenador. Como hizo en sus maravillosos años como jugador, el joven técnico trataría de hacer glorioso a un club que tanto le dio en su vida. 
En sus tres años de gestión con la plantilla del Rapid, Skocik dejaría el recuerdo de un buen fútbol y la conquista del campeonato liguero del curso 81\82. Su gran labor traspasaría fronteras y muchos clubes preguntarían por él.

Skocik viajaría a España para unirse a la U.D. Las Palmas de cara a la campaña 1982\83. No le fue nada bien por El Insular, obteniendo solamente 5 victorias en sus 27 partidos al frente del equipo "canarión", que acabaría descendiendo a Segunda División con José Manuel León como sustituto del austriaco. 

A continuación vendría su primera experiencia por el fútbol griego, como entrenador del AE Larissa, donde estuvo un año antes de producirse su fichaje por el PAOK, con el que Walter Skocik conseguiría ganar la liga en 1985.

En sus años entrenando por Grecia, Skocik conseguiría ganar un campeonato de Liga con el PAOK.


- Aquella conquista liguera con el conjunto de Salónica fue su única hazaña en un país donde seguiría entrenando gracias a su gran reputación, aunque antes entrenaría al Wiener Sport Club y a Al-Ittihad en Arabia Saudí.
Skocik dirigiría también a Olympiacos Volou, Apollon Smyrnis y Ethnikos Piraeus, para después trabajar como técnico de históricos clubes de Austria, como el Wacker Innsbruck, LASK Linz, Austria Wien, St. Pölten o First Vienna. 

También tendría sus logros por la liga chipriota, los que hizo como manager del Omonia Nicosia, para el que alzó la Copa y la Supercopa. Skocic trabajaría para algún que otro club modesto de su país, finalizando su carrera en Grecia, tras volver a dirigir al Diagoras Rodou, hasta el año 2006.

jueves, 27 de abril de 2023

Desde el banquillo: Zoran Filipovic.



- Todo un trotamundos de banquillos, un hombre que ha trabajado para varias selecciones nacionales, y algunas de la zona balcánica, con los evolutivos equipos de Serbia y Montenegro o cada una de ellas por separado. 
Hasta hace poco, Filipovic estuvo al mando del equipo nacional de Libia, pero lo más sorprendente es que tampoco se ha cansado de viajar a nivel de clubes, pasando por los Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica, Rumanía, Grecia o Kazajistán.

Por Portugal tuvo una larga experiencia con equipos como el Salgueiros, Boavista, Beira-Mar o Vitória de Guimarães. En Italia estuvo como asistente en la Sampdoria, y no hay que olvidar su desempeño con el histórico Estrella Roja, al que hizo campeón de la copa serbomontenegrina. 

Filipovic ha estado entrenando a Libia.
- La figura de Zoran Filipovic (Зоран Филиповић) es muy importante por los Balcanes, ya que antaño fue un importante futbolista que llegó a representar a la extinta selección de Yugoslavia. Él nació el 6 de febrero de 1953 en la ciudad de Titogrado, que corresponde al actual país de Montenegro.
Fue un buen delantero que pasó parte importantes de su carrera vinculado al Estrella Roja, con el que ganó diversos títulos y disputó un total de 212 partidos, en los que además marcó 88 tantos.
Probó fuera del país con el Brujas, equipo de la liga belga del que se fue a Portugal para fichar por el Benfica. También jugaría para el Boavista, para terminar así una exitosa carrera y ya dar sus primeros pasos como entrenador.

Filipovic empezaría mísmamente en las filas del Boavista, donde ejercería como ayudante de técnicos como João Alves y José Torres. En la entidad de Oporto estuvo hasta 1988, momento en el que se fue al Salgueiros.
Por Campanhã tendría sus primeros logros técnicos, consiguiendo el ascenso a la Primeira Liga a comienzos de los noventa y manteniendo al equipo en la misma durante un par de años. El último no lo terminó, ya que en marzo de 1993 sería destituido, y Mário Reis sería el encargado de sustituirle.

En tierras lusas también entrenó al Beira-Mar, Vitória de Guimarães y volvería al Boavista. Fue técnico interino en el Benfica, club donde antaño fue futbolista y donde trabajó como ayudante de Mário Wilson, con quien alzaría la Taça de Portugal. Tras su breve experiencia por Guimarães, Filipovic volvería a su país.

Iniciaría una nueva etapa a nivel de selecciones, siendo asistente en la momentánea selección de Serbia y Montenegro. También trabajó por la liga italiana, como miembro del cuerpo técnico de la Sampdoria, con Gian Piero Ventura a la cabeza.

Después de su larga gira por Portugal, Zoran Filipovic entrenaría al Estrella Roja de Belgrado.


- Probaría por Grecia con el Panionios antes de volver al Estrella Roja en 2001. Con un club donde siempre será considerado leyenda, Zoran Filipovic ganaría la Copa serbomontenegrina en 2002. Seguiría por Belgrado un año más.
Aunque ya no volvió a sumar más títulos como manager, Filipovic seguiría realizando un gran trabajo como entrenador y viajando por distintos puntos del mundo. En los Emiratos Árabes entrenó a Al Shaab, y luego sería director técnico de la selección serbomontenegrina.

Dirigió en solitario a Montenegro, entrenó por países como Sudáfrica, Rumanía o Kazajistán, antes de fichar por el equipo nacional serbio, donde desempeñó varios cargos. En 2020 abandonó de nuevo tierras balcánicas, esta vez para hacerse cargo de la selección de Libia, donde estuvo hasta hace poco.

miércoles, 26 de abril de 2023

Desde el banquillo: Razvan Lucescu.


- Brillante profesional de los banquillos con una carrera a sus espaldas en la que ha conseguido triunfar, sobre todo por Grecia. Ahora mismo, Lucescu cumple una segunda etapa al frente del PAOK Thessaloniki, al que ha aportado muchos trofeos.
También ha trabajado para el Xanthi en la competición helena, así como ha dirigido a un buen número de clubes de su país, destacando entre otros al Rapid de Bucarest y Brasov. Además, estuvo un tiempo al cargo de la selección de Rumanía.

Otra de sus gestas más sonadas llegó con el Al-Hilal Saudí, con el que consiguió la Liga de Campeones asiática, entre otros logros. Por tierras árabes estuvo al frente del El-Jaish Sports Club, antes de que comenzase a brillar por la liga griega, donde cumple su segundo año consecutivo al frente del PAOK.

Lucescu entrena actualmente al PAOK.
- Hace ya tiempo que repasamos la exitosa carrera de su padre: Mircea Lucescu. Fue aquel que llegó a ganar la Copa de la UEFA con el Shakhtar Donetsk y, al igual que su hijo, trabajó también como seleccionador rumano y para el Rapid de Bucarest.
Răzvan Lucescu nació en la propia capital rumana de Bucarest, el 17 de febrero de 1969. Bajo la influencia de Mircea, desarrolló una experiencia como futbolista en la que consiguió alcanzar el nivel internacional, aunque nunca pudo representar a la selección absoluta de Rumanía.
Jugó como guardameta, formándose en la cantera del Dinamo de Bucarest, con el que se hizo profesional antes de pasar al Sportul Studențesc y vivir una breve aventura por Italia con el modesto AC Crema. El resto de su camino profesional transcurrió por diversos clubes de su país, poniendo fin a sus días de jugador en las filas del Rapid.

Como entrenador, Lucescu llegaría a entrenar a varios equipos para los que jugó en su día. Empezaría con el F.C. Brasov en 2004, con el que tendría la ocasión de afrontar una quincena de partidos en la primera división rumana.

Lucescu volvería como entrenador al Rapid en junio de 2004. En su primer reto, el conjunto capitalino conseguiría clasificarse como tercero en liga, por lo que se obtuvo el billete para participar en la Copa de la UEFA.
Fue despedido fulminantemente al año siguiente, pero se reincorporaría a la disciplina de Bucarest para resarcirse y así conseguir los primeros títulos de su carrera técnica, haciéndose con la Cupa României en 2006 y 2007. Tras el último logro copero, Razvan saldría del club, al que volvería años después.

Se haría cargo del Brasov otra vez, con el que ascendería a primera división en 2008. Abandonaría la entidad "Stegarii" para tomar las riendas de la selección rumana, para la que trabajaría apenas dos años. A nivel internacional, Lucescu no consiguió nada importante que destacar.

Razvan Lucescu cosechó grandes éxitos por la competición griega y por Arabia Saudí.


- Tras un breve regreso al Rapid, Lucescu se atrevería con su primer trabajo lejos de Rumanía, trasladándose a Qatar para entrenar a El-Jaish S.C. Y, después de dirigir al Petrolul, iniciaría su aventura por el fútbol heleno.
Su primer equipo en Grecia fue el Xanthi F.C., al que casi hace campeón de copa. Después llegaría su desempeño con el PAOK Thessaloniki, al que hizo campeón de Liga en 2019 y ganador de Copa en 2018 y 2019.

Razvan Lucescu también haría una magnífica labor por Arabia Saudí, donde tuvo un par de años muy buenos con Al-Hilal, destacando su conquista de la Liga de Campeones de la AFC de 2019. Dos años después, la directiva del PAOK quiso recuperar al manager rumano, que aún sigue entrenando por Salónica.

martes, 25 de abril de 2023

Desde el banquillo: Hannes Bongartz.


- Un hombre del deporte, entrenador que en su momento fue futbolista internacional y, por tanto, bastante conocido mundialmente. Jugó para el Kaiserslautern, y ahí mismo se inició como manager compitiendo por la Bundesliga.
Una de sus pocas labores por el extranjero las tuvo por Suiza, donde trabajó para el F.C. Zürich antes de regresar a Alemania. Entonces crecería su reputación por la liga alemana, donde tuvo una larga etapa como técnico del S.G. Wattenscheid.

En la élite, Bongartz también dirigió a Duisburgo y Borussia Mönchengladbach, pasando después por otros modestos clubes germanos y terminando la carrera técnica en el Sportfreunde Siegen. Después volvería a salir del país, para trabajar en Grecia como director deportivo del Skoda Xanthi.

- Dicen que al principio se dejó seducir por el ciclismo. Hans Bongartz era todo un gustoso por el deporte, capaz de practicar atletismo, nadar, correr en bici o darle patadas a un balón. El fútbol sería la modalidad elegida por este hombre que nació el 3 de octubre de 1951 en Bonn (Alemania).
Por influencia de su padre, "Hannes" se convertiría en un ciclista campeón a nivel escolar, pero en el Prussia Duisdorf encontraría posibilidades para convertirse en un gran futbolista, un mediocampista de buen toque que pronto destacaría en el equipo de su ciudad.
Acabó por representar a Alemania, participó en la Eurocopa de 1976 y casi salió ganador, así como rozó otras gestas a nivel de club. Bongartz jugaría para grandes equipos como el S.G. Wattenscheid 09, Schalke 04 y F.C. Kaiserslautern. 

Precisamente en Fritz Walter Stadion termina su carrera, y allá mismo se puso a entrenar, después de obtener en Colonia la licencia oficial para poder trabajar como manager profesional, reglamentación obtenida en octubre de 1985.
Se le presentó la oportunidad de dirigir al Kaiserslautern en la Bundesliga, en la que debutó como preparador el 10 de agosto de 1985. Su estreno no fue el ideal, ya que a domicilio perdería frente al Hamburgo, por 4-1. Llegarían las victorias, y los "Roten Teufel" acabarían el campeonato en zona cómoda.

Bongartz estuvo tres temporadas al frente del Kaiserslautern, aunque la campaña 1987\88 fue incompleta. Un mal inicio liguero haría que el de Bonn no llegara a las Navidades, siendo sustituido en el banquillo por Josef Stabel. 

Tendría dos años de aventura por la Swiss Superleague, en la que trabajó como entrenador del F.C. Zürich. Sin logros que destacar, Hannes Bongartz volvería a tierras germanas para hacerse cargo del Wattenscheid a partir del ejercicio 1990\91, que entonces competía en el máximo nivel. 

Con el Wattenscheid, Hannes Bongartz tuvo su etapa más estable por la Bundesliga.


- En el equipo de Bochum tendría su etapa más estable, permaneciendo casi cuatro temporadas en las que logró mantener al equipo en la alta competición, hasta que todo se complicó en la campaña 1993\94. Entonces, Bongartz sería despedido.
Pese a los esfuerzos de Frank Hartmann, el Wattenscheid descendería a segunda división. Por su parte, Hannes se incorporaría al Duisburgo en noviembre de 1994, para sustituir a Ewald Lienen, aunque tampoco pudo eludir el descenso. 

Hannes Bongartz también trabajaría en la Bundesliga al Borussia Mönchengladbach, aunque tampoco duró mucho por Borussia Park. Tuvo otra breve etapa con el S.G. Wattenscheid en el segundo nivel y luego con el Sportfreunde Siegen, de donde pronto partiría a Grecia para funcionar como director deportivo del Skoda Xanthi.

lunes, 24 de abril de 2023

Desde el banquillo: Andreas Zachhuber.


- Pocos equipos ha llegado a dirigir Zachhuber en solitario, pero ninguno sería tan especial como el  Hansa Rostock, club al que también dedicó sus años como futbolista. Su primera misión, fue hacerse cargo de la sección juvenil.
Llegaría a entrenar al plantel profesional en la Bundesliga, actuando como un técnico de emergencia para lidiar con situaciones comprometidas. Volvería al equipo de su tierra años después, pero ya con el equipo compitiendo en el segundo nivel.

Trabajó durante un tiempo para el modesto Greifswalder, ejerciendo también funciones de asistente por otros clubes, pero siendo una figura importante en la zona de Mecklenburg-Vorpommern. Zachhuber sirvió como ayudante en el MSV Duisburgo, y hace ya años que no ha vuelto a sentarse en un banquillo.

- Fuera de Alemania no es muy conocido, pero Andreas Zachhuber puede presumir de haber trabajado en una de las mejores ligas del mundo, en la que no consiguió competir como futbolista que fue.
Zachhuber nació el 29 de mayo de 1962 en Wismar (Alemania). En las localidades colindantes del estado de Mecklenburg-Vorpommern, se formaría como un buen delantero que entraría a formar parte del Hansa Rostock, allá por mediados de los setenta.
Para el club del "Engranaje" jugaría durante unos años, aunque no conseguiría alcanzar el primer nivel en toda su carrera. En 1986 abandonaría Rostock para seguir compitiendo a otros niveles con el BSG KKW Greifswald, de donde pasaría al Dynamo Rostock para afrontar sus últimos momentos en los embarrados campos de juego. Con la llegada de los noventa, Andreas se retiró.

Por Leizig se especialzaría en Educación Física, graduándose en esta materia para luego centrarse en tareas técnicas, volviendo al Hansa Rostock para comenzar dirigiendo al equipo juvenil, en el que se mantuvo durante la campaña 1991\92.
Posteriormente se hizo cargo del equipo del estado de Mecklenburg-Vorpommern, donde mejoró las artes de entrenamiento antes de reincorporarse al  Hansa Rostock a mediados de los noventa. El 1 de julio de 1994, Zachhuber pasaría a ser el asistente de Frank Pagelsdorf en la primera plantilla.

Zachhuber seguiría sirviendo a los equipos menores del club de Rostock, destacando principalmente su ocupación con el filial, pero antes tendría la oportunidad de entrenar a la plantilla profesional en la prestigiosa Bundesliga.

Tuvo que suceder a Ewald Lienen en mitad del curso 98\99. Gozando de la confianza del cuerpo directivo, Andreas Zachhuber no tendría un comienzo brillante con el "Hanseaten", puesto que perdería sus tres primeros partidos, hasta conseguir una importante victoria a domicilio contra el Werder Bremen (0-3).

El Hansa Rostock fue el único club al que Zachhuber pudo dirigir por la primera división alemana.


- Conseguiría la salvación, y eso le serviría a Zachhuber para seguir al frente del equipo durante las dos próximas campañas, en las que el cuadro de Ostseestadion no aspiraría a más que a defender su puesto en la primera división germana.
Con tres derrotas seguidas en la temporada 2000\01, a la directiva del Hansa Rostock no le quedaría más remedio que prescindir de los servicios del técnico de Wismar, y en su lugar se contrató a Friedhelm Funkel.

Fueron 51 partidos en la Bundesliga, teniendo que afrontar diferentes retos en los siguientes años, pasando por Greifswalder SV 04 y por el Dusburgo, donde fue asistente de Jürgen Kohler. En 2009 volvió al Hansa Rostock, para dirigirlo brevemente por la segunda división germana.

domingo, 23 de abril de 2023

Desde el banquillo: Paulo Pezzolano.


- Muchos creen que es un desconocido en la Liga Española, pero nada más lejos de la realidad. Pezzolano ya pasó por España para representar al Real Mallorca como jugador, y hace poco que ha cruzado el charco para hacerse cargo de un Real Valladolid que estaba en serios apuros para mantener la categoría.
Parece que no se le está dando nada mal su experiencia inicial por Pucela, ya que aún no conoce la derrota en los 3 partidos que ha dirigido y ayer sumó su segunda victoria consecutiva. La salvación es cosa de "Puzolano".

Cuenta con la experiencia de haber realizado una magnífica labor con equipos como el Club Atlético Torque y el Cruzeiro brasileño, con los que consiguió sendos ascensos a la máxima categoría. También ha estado trabajando para el Liverpool uruguayo, así como en la Liga MX ha trabajado para el Pachuca.

- Yo le recuerdo como un versátil mediocampista de gran carácter y con buen pie. Paulo César Pezzolano Suárez nunca llegó a jugar para la selección charrúa, pero sí tuvo una buena trayectoria que no hace mucho finalizó (2016). 
Nació en Montevideo (Uruguay), el 25 de abril de 1983. Dentro de un par de días cumplirá los cuarenta, así que aprovecho para felicitarle. En su ciudad empezó jugando para Rentistas, aunque no tardaría en salir del país, para probar suerte en el fútbol brasileño, con el Atlético Paranaense.
Pasaría por otros equipos como Defensor, Peñarol, Liverpool de Montevideo, Mallorca, el Necaxa mexicano, y hasta se atrevió con el balompié chino, donde "Papa" Pezzolano jugó para el Zhejiang. Su trayectoria futbolística terminaría en las filas del Club Atlético Torque, donde precisamente empezaría a entrenar según colgó las botas.

Eligió a Valentín Villazán como su asistente y tomó las riendas del equipo para obtener su primer éxito en su profesión técnica. En su primer año y único año con el conjunto de Roque Graseras, Pezzolano celebraría el ascenso a la máxima categoría.
En ella debutaría como entrenador, aunque no con el Torque. El 17 de diciembre de 2017 fue anunciado como nuevo manager del Liverpool de Montevideo, donde no llegaría a completar dos años, conquistando el Torneo Intermedio antes de atreverse con su primer reto técnico en el extranjero.

Pezzolano se uniría al Pachuca a finales de noviembre de 2019, para reemplazar al argentino Martín Palermo en el banquillo de Hidalgo. No fue muy destacada su labor por la Liga Mx, de la que saldría en noviembre de 2021.

A continuación, Paulo Pezzolano volvería a Brasil, esta vez como entrenador y para representar al Cruzeiro de Ronaldo Nazário. Con el equipo de Belo Horizonte, el míster uruguayo haría una buenísima campaña 2022\23, acabando el curso con un celebrado ascenso a la alta competición.

Pezzolano dirige a un Valladolid al que está logrando sacar de los puestos de descenso.


- No llegaría a debutar en la primera división brasileña, ya que Pezzolano sorprendería a todos con su marcha del Cruzeiro pese a que había hecho muy bien las cosas. Sin embargo, el montevideano apenas estuvo apartado de los banquillos, ya que pronto afrontaría un reto atractivo en su vuelta a la Liga Española.

En el mes de abril de 2023, "Papa" Pezzolano sería presentado como nuevo técnico del Real Valladolid, con el que debutaría en Zorrilla, en un complicado partido ante el Mallorca, duelo que se acabaría con empate a tres goles.
Pero la buena mano del charrúa no tardó en hacerse notar. En la siguiente jornada conseguiría derrotar al Villarreal en su estadio, y ayer mismo obtuvo otro triunfo en casa y contra el Girona (1-0). Parece que Paulo puede salvar al Pucela del descenso.

sábado, 22 de abril de 2023

Desde el banquillo: Eugenio Fascetti.


- Curioso dato el de este entrenador que, a lo largo de su carrera, consiguió cinco ascensos a la Serie A y sufrió otros cinco descensos. Toda su trayectoria se desarrolló por el país de la bota, nunca le dio por probar en el extranjero.
Con la Varese empezó a trabajar en los banquillos, después de cumplir con su experiencia como futbolista. Poco tardaría en celebrar su primera gesta, ascendiendo a la máxima competición a un Lecce que poco duró en la élite.

Su etapa más extensa e la Serie A la vivió con el Bari, donde permaneció cinco temporadas. En la élite también dirigió a Como y Hellas Verona, así como estuvo trabajando para muchos otros modestos clubes italianos. Hace ya casi veinte años que Fascetti no se sienta en un banquillo. 

- Valorado positivamente allá por donde pasó, Eugenio Fascetti fue en su día un gran centrocampista que tuvo mayor reconocimiento como jugador, pues llegó a jugar bastantes partidos en la Serie A.
Nació el 23 de octubre de 1938 en Viareggio (Italia). Comenzó su carrera en el Bolonia y pronto se unió a la Juventus, equipo con el que pudo celebrar una conquista liguera pese a tener muy poco protagonismo.
Para contar con más minutos, Fascetti tendría que jugar en otros equipos de perfil más bajo, pasando por el Messina, Lazio, Savona y Lecco... hasta que regresó a su ciudad natal. Jugó para el Viareggio Calcio y decidió poner punto y final a su profesión futbolística con el Fulgorcavi Latina, un club amateur donde ya empezaría a entrenar a comienzos de los setenta.

Después de seis años de preparación técnica, Eugenio Fascetti afrontaría un reto más ambicioso con el Varese tras previo paso por el Supercorso di Coverciano. El entonces joven técnico lograría un ascenso a la Serie B en la temporada 1979\80, y e Lombardia se mantendría un par de años más.

El siguiente paso sería fichar por el Lecce, con el que competiría un par de años por la segunda división italiana, hasta que en la campaña 1984\85 consiguió el ascenso al primer nivel. En el mismo debutaría un 8 de septiembre de 1985, obteniendo un empate a domicilio frente al Hellas Verona.
No fue nada exitosa su puesta a punto por la Serie A, pues solamente pudo obtener cinco victorias para el cuadro de Salento, que descendería al término del campeonato. Posteriormente, entrenaría a Lazio y Avellino.

Fascetti volvería a entrenar en la alta competición con el Hellas Verona, club al que se unió tras ascender al Torino. También subiría de nivel con el conjunto de Véneto, pero no conseguiría la permanencia en la temporada 91\92.

A lo largo de su carrera, Fascetti consiguió cinco ascensos a la primera división italiana.


- Después de trabajar para el modesto Lucchese, Fascetti sería contratado por la directiva del Bari en diciembre de 1995. El de Viareggio ocuparía el sitio de Beppe Materazzi en el banquillo de San Nicola,
pero nada pudo hacer por eludir el descenso.
Durante cinco años más, Fascetti seguiría al frente del Bari, donde tuvo su etapa más estable, consiguiendo el retorno a la élite y manteniéndose en el cargo hasta el ejercicio 2000\01, en el que sería despedido por los malos resultados.

En los siguientes años, Eugenio Fascetti entrenaría a equipos como el Vicenza o la Fiorentina, hasta que en diciembre de 2002 sucedió a Loris Dominissini en el Como. Aquella sería su última experiencia en la Serie A, así como su última labor en el banquillo. Una vez más, el de Viareggio lamentaría otro descenso al segundo nivel.

viernes, 21 de abril de 2023

Desde el banquillo: Alberto Ormaetxea.


- Hubo tres grandes entrenadores en la historia de la Real Sociedad, los únicos que han conseguido alzar trofeos por San Sebastián, que son: Alberto Ormaetxea, John Benjamin Toshack e Imanol Alguacil. Al último no paran de compararle con nuestro protagonista de hoy, y por los pelos no llegó a ser su pupilo en la Real. 

Este eibartarra fue el que más aportó a las vitrinas del equipo guipuzcoano, en el que fue leyenda y al que sirvió como futbolista y manager. En sus siete años de gestión, Ormaetxea ganó dos Ligas y la Supercopa española.
Fueron los tiempos más gloriosos del fútbol vasco en general, una década de los ochenta en la que este entrenador también tuvo una breve experiencia al frente del Hércules. Falleció en octubre de 2005 a los 66 años, tras una larga enfermedad.

Arkonada y Ormaetxea entrenando.
- Alberto Ormaetxea Ibarlucea nació en Eibar (España), el 7 de abril de 1939. Resulta curioso pero, al igual que Imanol, también jugó como lateral defensivo, aunque éste lo hacía por la izquierda, iniciando su carrera en la S.D. Eibar a finales de los cincuenta.
Tras un año de rodaje por Ipurua, que acabó con el descenso a Tercera División, Ormaetxea ficharía por la Real Sociedad. Empezó jugando para el "Sanse", pero acabó debutando para el primer equipo. Tras varios años compitiendo en la categoría de plata, la Real conseguiría ascender al primer nivel en 1967.
Alberto aguantaría unos años más en activo, retirándose en 1974 para empezar a colaborar con los equipos formadores y figurando como asistente de varios técnicos en la primera plantilla. Ahí se iniciaba una nueva etapa para el técnico guipuzcoano. 

Ormaetxea iría aprendiendo de buenos expertos como Rafa Iriondo, Andoni Elizondo o José Antonio Irulegui. Al último le sustituiría de cara a la campaña 1978\79, que es cuando empezó a probar en solitario. 

El 3 de septiembre de 1978, Alberto Ormaetxea debutaría como técnico de Primera División, en un partido frente al Real Burgos celebrado en El Plantío. Los donostiarras sacarían solo un punto en su visita a tierras castellanas (1-1). Los dos primeros años del eibartarra, serían de rodaje.

Con la llegada de los ochenta, empezaría el reinado vasco en la liga profesional. Athletic y Real Sociedad se preparaban para hacer historia con sus respectivos equipos, y Ormaetxea contaría con buenas armas para dar mucha guerra.
Formaría un buen conjunto con los Luis Arkonada, Alberto Górriz, Perico Alonso, Jesús Mari Satrústegui y Zamora, entre otros. En la campaña 1980\81, aquel equipo "txuriurdin" haría un fantástico campeonato para quedar por delante del Real Madrid y así convertirse en campeones de Liga.

Alberto Ormaetxea con su magnífico equipo "txuriurdin", con el que alcanzó varios títulos.


- Emergerían nuevos talentos como José María Bakero o Aitor Begiristain, descubiertos por Ormaetxea pero con pocos minutos en la reconquista liguera de 1981. La temporada 81\82, empezaría con el triunfo de la Supercopa española.
En los siguientes años, el Athletic de Javier Clemente tomaría el relevo y la Real Sociedad seguiría compitiendo a muy buen nivel, pero la racha de gestas finalizaría. Poco a poco, aquel gran equipo se fue desmantelando. 

A mediados de los ochenta, y tras siete años de muy buenos servicios al equipo de su tierra, Alberto Ormaetxea dejaría la entidad guipuzcoana. Tuvo una breve experiencia al mando del Hércules de Alicante durante el curso 86\87, al que dirigió por Segunda División durante 6 jornadas.

jueves, 20 de abril de 2023

Desde el banquillo: Dominique Bathenay.


 
- Acabamos de repasar su historial futbolístico en Fútbol Occidental, pues Bathenay fue uno de los grandísimos jugadores que se vivieron en los años setenta y ochenta, todo un campeón que se retiró en 1987 para después ejercer una carrera como entrenador, la cual no fue tan exitosa, desde luego.

Cierto es que ha tenido su experiencia en la Ligue-1, dirigiendo al modesto Sedan y ese AS Saint-Étienne con el que otrora ganó tantos trofeos importantes. A nivel técnico, no fue capaz de mantener al equipo en el máximo nivel.
Dirigió a otros importantes clubes franceses como el Nimes o el Reims, así como también se atrevió con clubes extranjeros o con las selecciones de Seychelles y los Emiratos Árabes Unidos. Desde 2009, no volvió a entrenar.

Bathenay dirigió a dos equipos en la Ligue-1.
- Es una lástima que no haya podido ser tan bueno en el banquillo como lo fue en los terrenos de juego. Dominique Bathenay fue un grandísimo centrocampista internacional que solía jugar más bien en la contención, gozando de maravillosos éxitos a los largo de su carrera.
Nació el 13 de febrero de 1954 en Pont-d'Ain (Francia). Por Tournon dio sus primeros pasos como futbolista, para después entrar a formar parte del Saint-Étienne, donde iba a disfrutar de los mejores momentos de su carrera. Ganaría en tres ocasiones el título de Liga y el de Copa, abandonando Auvergne-Rhône-Alpes para fichar por el PSG.
Con el equipo parisino ganaría otros dos trofeos más de la Copa, para luego afrontar el final de su carrera con el modesto F.C. Sète. Allí mismo empezaría a ejercer como entrenador.

Aprovechó su retirada en Montpellier para dirigir al Séte por la segunda división francesa, manteniéndose solamente unos meses en el cargo. Entonces, varios clubes estarían interesado en contratar sus servicios como entrenador, cuando muchos pensaban que aún podía dedicarse al fútbol como jugador.

Bathenay se haría cargo del Stade de Reims para la temporada 1988\89, aunque tampoco se puede destacar mucho esa etapa. Después se marcharía a Túnez, para trabajar en el Union Sportive Monastirienne. 

Después de cuatro años al frente de la Association Sportive de Choisy-le-Roi, se produciría su regreso al Saint-Étienne, que entonces se hallaba con problemas para mantenerse en la Ligue-1. La directiva confiaría en el eterno ídolo de "Les Verts", que debutó en casa con un empate frente al OGC Nice (1-1).
No fueron muy bien las cosas durante aquel ejercicio 95\96. Con Bathenay, el equipo solamente conseguiría 6 victorias, y eso supondría el triste descenso a la Ligue-2. Años más tarde, entrenaría al Nîmes Olympique.

La última labor técnica de Bathenay fue entrenar a la selección de Emiratos Árabes.


- Poco duró también al frente del Nimes, de donde saldría para vivir su primera experiencia como seleccionador, al frente del equipo nacional de Seychelles. Sin embargo, volvería a Francia para volver a entrenar en la Ligue-1.
Bathenay firmaría por el Club Sportif Sedan para reemplazar a Henri Stambouli en lo que restaba del campeonato 2002\03. Pese a que consiguió 3 victorias en 16 partidos, Dominique no pudo salvar al Sedan del descenso.

Ya no volvería a entrenar más en la liga francesa, ni siquiera a cualquier otro club. Bathenay se fue a Oriente Medio para trabajar como asistente de Bruno Metsu en la selección de Emiratos Árabes Unidos. Acabaría reemplazando a Metsu durante unos partidos, abandonando el cargo en 2009.

Desde el banquillo: Gaetano Salvemini.


- Un gran olvidado del fútbol italiano. Aunque Salvemini no entrenó a grandes clubes del "Calcio", sí tuvo la oportunidad de trabajar en la élite, en la que se hizo cargo de clubes modestos como el Empoli o la Società Sportiva Calcio Bari.
Fue su mejor momento como técnico, habiendo trabajado anteriormente con otros clubes y alcanzando con el Bari el ascenso a la Serie A y el antiguo título de la Copa Mitropa, que otrora se le daba mayor importancia por la Europa Occidental.

Alargó su profesión técnica más allá de los años noventa. El llamado "Popolano", trabajaría para equipos de segundo nivel como el Palermo o Genoa, así como prestó también sus servicios a otros históricos como el Lucchese, Cremonese, Reggina, Monza, Cesena, SPAL o Ternana Calcio. 

Salvemini leyendo La Gazzetta dello Sport.
- Vagamente nos puede sonar a los que vivimos el fútbol de aquella época, y solo los más viejos podrán recordar sus tiempos como futbolista, aunque tampoco es que Gaetano Salvemini haya sido uno de los mejores futbolistas de su época.
Nacido el 15 de enero de 1942 en Molfetta (Italia), tuvo su proceso formativo en las categorías menores del AC Milan. A finales de los cincuenta, aquel peleón atacante se iniciaría con el equipo de la ciudad, hasta que fue progresando por equipos de más categoría como el Mestre, Alessandria, Venezia o Mantova.
Fichó por el Inter, pero en el equipo "nerazzurro" apenas tuvo oportunidades y continuó su trayectoria con el Como 1907, Empoli, Lucchese y AC Siena, A finales de los setenta, Salvemini concluiría su carrera de vuelta al Empoli F.C.

Recientemente retirado, "Il Popolano" se prepararía en el afamado Supercorso di Coverciano para poder ejercer como entrenador, y en el mismo Empoli tendría sus pinitos, compitiendo en la Serie C durante tres años, hasta 1981.

Tuvo un breve paso por la Reggina y SPAL, pasando después por el Casertana y Ternana Calcio. Con el equipo de Libero Liberati tuvo un desempeño un tanto extraño, cosechando demasiados empates a lo largo de la campaña 1984\85. Por lo menos, aquellos resultados valdrían para sellar la permanencia.

Salvemini pronto tendría la oportunidad de entrenar en el máximo nivel. Aquel entrenador al que no debíamos confundir con un famoso político de idéntico nombre, volvería al Empoli a mediados de los ochenta.
Con aquella "Squadra del Cuore" Gaetano Salvemini debutaría en la Serie A. Ocurriría el 14 de septiembre de 1986, para celebrar en casa una sorprendente victoria ante el Inter (1-0). En aquella temporada de particular estreno, el de Molfetta conseguiría salvar al Empoli del descenso, algo que no sucedió en el curso 87\88.

Gaetano Salvemini en sus años como entrenador de un Bari al que llevó a la Serie A.


- De la misma se iría al Bari, equipo que cogería en la segunda división italiana para ascenderlo al primer nivel en 1989. Serían tres años compitiendo ante los más grandes, siendo venerada la figura de Salvemini por San Nicola.
Ganó la Copa Mitropa en 1990, pero su sitio en el banquillo del Bari empezó a peligrar en los inicios del ejercicio 1991\92. En la quinta jornada del campeonato, el de Molfetta sería sustituido por el polaco Zbigniew Boniek.

No volvería a entrenar por la primera división italiana, tratando de ascender a un Genoa al que llegó tras dirigir a Cesena y Palermo. Saldría de Liguria para hacerse cargo de equipos más humildes, como Lucchese, Cremonese y AC Monza. Con el último puso fin a su carrera técnica en 2001.

miércoles, 19 de abril de 2023

Desde el banquillo: Sebastián Beccacece.


- Recién llegado a la Liga Española, Sebastián Andrés Beccacece es el nuevo entrenador de un Elche C.F. que tiene prácticamente sentenciado su descenso a Segunda División. Todo lo que hiciese el joven técnico argentino, sería un auténtico milagro.
Se ha labrado una buena fama por Chile, algo que me recuerda mucho a su compatriota Eduardo Berizzo. Beccacece estuvo durante unos meses al cargo de Universidad de Chile, y también fue asistente en la selección chilena.

Fue apodado como "Lobato" por un viejo conocido de la Liga Española como Gustavo López. Parece que en Argentina han gustado sus maneras, donde este rosarino ha trabajado para Defensa y Justicia, Independiente y Racing de Avellaneda. No se puede quejar de lo trabajado como preparador. 

Beccacece en una sesión con el Elche.
- Al principio, llegué a pensar que el Elche había fichado a Owen Wilson, pues este joven técnico de 42 año tiene momentos en los que nos puede recordar al famoso actor norteamericano. Visto más de cerca, no se parecen tanto.
En el mismo continente americano nació Beccacece, pero más al sur con respecto al artista de Dallas. Vino al mundo en la ciudad de Rosario (Argentina), el 17 de diciembre de 1980. Como ha pasado con algunos grandes directores de banquillos, desarrolló una carrera futbolística en la que no pudo llegar muy lejos.
Jugaba como lateral derecho y lo intentó en pequeños clubes como Lavalle y Juan XXIII. Todavía adolescente, prefirió centrarse en sus estudios sin apartarse demasiado del fútbol, buscando la manera de dedicarse a ello como un entrenador que pronto se especializaría en la materia. 

En los inicios del nuevo milenio, Beccacece tendría la oportunidad de entrenar a los equipos juveniles del Club Renato Cesarini. Con Jorge Sampaoli aprendería mucho, a quien acompañaría como principal ayudante durante buena parte de su carrera, empezando con el Sport Boys a partir de finales del 2002.
En aquella etapa por Perú, Sampaoli y su joven aprendiz trabajarían también para Coronel Bolognesi y Sporting Cristal. Ya en 2008, juntos partirían a Chile para entrenar a O'Higgins, de ahí se fueron a Ecuador, para dirigir al Emelec.

La primera toma de contacto con Universidad de Chile se produce en 2011, con el que celebraron varias gestas antes de unirse a la selección nacional chilena. Al mando de "La Roja", el tándem técnico argentino conseguirían adjudicarse la Copa América de 2015. Poco después separarían sus caminos.

Beccacece retornaría a Universidad de Chile para sustituir a Martín Lasarte en enero de 2016. No fue muy larga su primera experiencia en solitario, pero fue el principio de una carrera técnica que iba a continuar por su país.

En marzo de 2021, Beccacece fue presentado como entrenador del Elche, al que dirige en La Liga.


- Tras aquella experiencia inicial con la "U", Sebastián Beccacece se dio a conocer más por Argentina, trabajando en los siguientes años para Defensa y Justicia, Independiente y Racing de Avellaneda, además de ser nuevamente ayudante de Sampaoli en la selección argentina. En 2021 volvería a Florencio Varela.

Con Defensa y Justicia ha conquistado la Recopa Sudamericana de 2021, permaneciendo unos meses más en la entidad bonaerense, ya que el rosarino dejaría su cargo en septiembre de 2022. Luego se tomaría un breve descanso. 
El 21 de marzo de 2023, Beccacece fue presentado como nuevo técnico del Elche C.F., equipo que se halla en puestos de descenso. Por el momento, "Lobato" no ha conseguido ganar un partido con el equipo ilicitano, que ya parece sentenciado a bajar a Segunda División.

martes, 18 de abril de 2023

Desde el banquillo: José Luis Mendilibar.


- Reconozco mi debilidad por este tipo de entrenador, ese típico vasco de carácter fuerte que no se anda con medias tintas a la hora de expresarse, buscando la autocrítica, la de sus discípulos o la del equipo rival. 
Mendilibar cuenta con una amplia experiencia técnica, emergiendo por la cantera del Athletic Club y pasando por varios clubes de la zona norte. Aún no se atrevió a dar el salto a equipos extranjeros, es más bien un entrenador de nuestra liga.

Osasuna, Eibar, Athletic de Bilbao, Levante, Valladolid, Deportivo Alavés... Con todos estos ha trabajado en Primera División, y ahora se halla al frente del Sevilla F.C. Ya se está notando la mano de este profesional en el equipo hispalense, que hasta hace muy poco estaba en serios apuros.

Durante años, Mendilibar dirigió al Eibar.
- Llegué a verle jugando en alguna ocasión, puesto que José Luis Mendilibar Etxebarria también fue un futbolista que jugó como centrocampista. Eso sí, nunca pudo competir en la alta competición española.
Nació en el municipio vizcaíno de Zaldibar (España), el 14 de marzo de 1961. En la cantera del Athletic de Bilbao obtuvo formación juvenil, aunque nunca conseguiría contar para el primer equipo, así que en 1982 fichó por el C.D. Logroñés.
Aunque nunca llegó a jugar en Primera, Mendilibar si compitió durante años en Segunda División, representando a todo un histórico como el extinto Sestao Sport Club durante ocho años, de donde ya pasaría a la S.D. Lemoa. Se retiró casi a mediados de los noventa, para empezar como entrenador del C.D. Arratia.

Volvió al Athletic Club en 1996, para empezar a trabajar con los equipos menores en Lezama antes de contar para el primer equipo. Para ello, el bueno de Mendilibar tuvo que esperar unos años. 
Se acostumbró a trabajar para clubes más modestos en sus primeros años. Ofreció muy buenos resultados y estabilidad a clubes como el Baskonia, Aurrera de Vitoria o U.D. Lanzarote, volviendo a tierras vascas para tener su primera aventura al frente de la S.D. Eibar, equipo al que dirigió por Segunda.

La directiva del Athletic le llamó de cara al curso 2005\06, pero el de Zaldibar no tuvo mucha suerte con su estreno en la primera categoría y acabó saliendo en la undécima jornada. Su sitio en el banco de San Mamés sería cubierto por Javier Clemente.

Mendilibar se unió al Valladolid para la próxima campaña, realizando una fantástica tarea que llevaría al conjunto pucelano a Primera División en 2007. El técnico vasco se ganaría el derecho a seguir unos años más en Zorrilla, saliendo del club en medio de la temporada 2009\10 para tener después otra larga etapa con Osasuna.

Además de Sevilla, Mendilibar entrenó en Primera a otros como Athletic, Osasuna, Eibar o Alavés.

 
- Tras una cortísima experiencia al mando del Levante en el primer nivel (2014\15), el míster vizcaíno decidió regresar a un Eibar de Primera, donde le esperarían años de gran éxito para mantener al modesto club armero.
Durante seis temporadas, José Luis Mendilibar fue el amo de Ipurua, manteniendo un buen nivel de competición en una etapa que figura como la más larga del cuadro guipuzcoano en la alta competición, Después de seis años, el de Zaldibar dejaría Eibar, descendido a Segunda en 2021.

Otro equipo vasco al que ofreció sus servicios fue el Deportivo Alavés. No tuvo suerte tampoco por Mendizorroza, sin conseguir la permanencia en el curso 2021\22. Desde finales de marzo de 2023, Mendilibar es entrenador de un Sevilla al que trata de mantener también en la categoría.

Desde el banquillo: Antonio Benítez.

- Dicen que es un hombre muy importante en la historia del Málaga C.F., otrora conocido de otra manera. Fue un fiel representante de este cl...